Contenido del Sitio
Archivo
Hazte Fan de Naturaleza Viva
Síguenos en Twitter
Fotos de Naturaleza Viva
Actualizaciones


Enlace al Sitio
Fotos y Vídeos de Naturaleza Viva

Posts Tagged ‘Hogar La Tierra’

El científico Albert Einstein publicó en 1905 su “Teoría especial de la Relatividad” , en el que exponía básicamente una idea revolucionaria acerca de la velocidad de la luz. Pero en 1915 expuso su complicada “Teoría General de la Relatividad” ,con el cual hacía extensiva su teoría especial al universo.

Pocos saben que este ilustre científico cultivaba varios campos del saber,  un apasionado del violín que lo practicaba desde niño,  un pensador consumado acerca de las cosas de la vida, la mayoría sólo lo conocen por su aporte a la física. Hagamos un repaso de la idea que se tenía del universo  antes que Einstein entrara en escena.

Para Isaak Newton el universo  era como un gigantesco reloj en el que las piezas internas de este sistema podían ser explicadas a partir de una pocas leyes universales. Lo importante de todo es que este mundo estaba ubicado en un espacio y  tiempo infinito.newton naturaleza viva 150x150 Naturaleza relativa   Einstein y su mundo de goma Los movimientos de los planetas podían ser medidos con una exactitud nunca antes vista. La gravedad era la fuerza que podía explicar el movimiento de los cuerpos y el peso de los mismos. Este paradigma propició la Revolución Industrial.

Para Albert Einstein, en cambio, el mundo era como una lámina de goma en el que se deposita en el centro del mismo una bola pesada haciendo que ésta se hunda dejando un hueco en el medio.  Sus ecuaciones predecían que la luz incluso se podría curvar si pasara cerca de un astro como el sol. La gravedad tal como la veía Newton ya no era necesaria, el simple hecho de que el espacio fuera curvo hacía posible el movimiento de los cuerpos celestes.

universo de Einstein naturaleza viva 150x150 Naturaleza relativa   Einstein y su mundo de goma Esta nueva idea fue difícil de digerir por los científicos, sus complicadas ecuaciones debían ser probadas . Una ocasión se presentó en 1919 cuando Arthur Eddington fotografió un eclipse en la isla del Príncipe (África) , y pudo comprobar que los rayos luminosos se curvaban cerca del sol tal como lo predijo Albert.

A partir de esto todo a cambiado, sin quererlo Albert Einstein abrió las puertas a la teoría del Big Bang, hoy por hoy totalmente aceptada por los científicos.

Nuestro universo es elástico y el tiempo es relativo, sus ecuaciones deben tenerse en cuenta para que los GPS ( Global, Position, Sistem) Sistemas de posicionamiento global puedan funcionar.  Muchas de nuestras tecnologías están basadas en sus descubrimientos o en su aporte con otros científicos. Este paradigma hizo posible la Era de la Información gps satelite naturaleza viva 150x150 Naturaleza relativa   Einstein y su mundo de goma

Es importante que los valiosos aportes realizados por los científicos como Albert Einstein ayuden a un mejor cuidado de nuestro Hogar La Tierra. En la actualidad es posible visualizar todo el planeta y cuidarlo mejor.

Hasta hace unos 10.000 años con la invención de la agricultura y la domesticación de animales, el sustento de la humanidad se hallaba limitada a frutas y verduras proporcionadas por el medio natural y la caza.
La escasez de víveres en  esta Era posibilitaba mantener a unos 10 millones de personas. Hacia el final del siglo XX , en cambio , habrá 6.000 millones de seres humanos.
Eso significa que el 99,9% de nosotros debe la vida a la tecnología agrícola y a la ciencia subyacente.
Pocos somos  conscientes de que si no contáramos con conocimientos de genética animal y vegetal, fertilizantes químicos, arados, cosechadoras y otras herramientas agrícolas y a la refrigeración en camiones, vagones ferroviarios, almacenes etc. , la vida tal como la conocemos no sería posible.
Gracias a la higiene urbana y rural, la potabilización del agua y otras medidas de sanidad pública, la aceptación de la teoría de los gérmenes, los antibióticos y otros productos farmacéuticos, la ciencia médica ha mejorado enormemente el bienestar de las personas del mundo entero.
Tambien es cierto que los productos químicos y las radiaciones surgidos de nuestra tecnología  han suscitado nuevas enfermedades y están implicados en el cáncer.
La tecnología nos ha dado, sin embargo mucho más de lo que nos ha quitado, el signo más claro es la esperanza de vida que ha pasado de los 45 años hacia 1901, mientras que actualmente llega a los 80 años.
Sin embargo las formas de hacer la guerra, de exterminar en masa, de aniquilar pueblos enteros, han alcanzado durante el siglo XX  niveles sin precedentes. En 1901 no existían aviones o cohetes militares, y la artillería más potente sólo era capaz de lanzar una granada a unos kilómetros de distancia.
Hacia mediados del Siglo XX eran unas 70.000 las armas nucleares acumuladas.
El efecto colateral del uso de químicos en el proceso productivo industrial ha arrojado a nuestros ríos y a nuestra atmósfera compuestos que destruyen el ecosistema.
Nuestra tecnología se ha vuelto tan poderosa que voluntariamente o no somos ya capaces de alterar el medio ambiente a gran escala y amenazar muchas especies de la Tierra, incluída la nuestra.
Lo positivo es el Protocolo de Montreal y los acuerdos gracias a los cuales las naci0nes industriales del mundo aceptaron acabar con la producción de CFC (clorofluorocarbonos ) y otros productos que agreden la capa de ozono.Protocolo de Montreal Naturaleza Viva Naturaleza transformada   Necesidad de pensamiento crítico
Más que nunca es necesario una alfabetización amplia, debates en profudidad, la familiaridad con el pensamiento crítico y el escepticismo ante quienes ejercen la autoridad, para utilizar sabiamente los recursos que nos provee la tecnología.
No hay retroceso , no podemos vivir sin la tecnología y tampoco podemos permitir que ella nos destruya.
Quiero mencionar una frase Bíblica que dice  ” Una casa divida no puede perdurar” , pues bien una  humanidad divida no va a poder sobrevivir.
Debemos unirnos para proteger nuestro Hogar La Tierra, aún hay tiempo.
Bibliografía consultada
SAGAN, Carl, Miles de millones, Grupo Zeta, Cap.18, pgs 268 – 273